La próxima actualización Creators Update traerá varias optimizaciones y nuevas características, pero una de las características más interesantes es el Game Mode, que tiene como objetivo mejorar el rendimiento de los juegos en Windows 10.

En la GDC, Microsoft dijo que Game Mode dedicará un cierto número de núcleos del CPU a la renderización de juegos en lugar de desperdiciar recursos en procesos en segundo plano. Para un sistema de ocho núcleos tendríamos seis núcleos dedicados al juego, mientras que los otros dos serán utilizados para otros procesos que son vitales para el sistema, obteniendo con ello una mejora de rendimiento.

Vía: Nextpowerup