Gigabyte ha presentado hoy las placas base para gaming Z690 Aorus, totalmente compatibles con los nuevos procesadores Intel Core de 12 generación. Las placas Z690 Aorus de Gigabyte incluyen un VRM de hasta 20+1+2 fases, cada una de las cuales soporta hasta 105 A, disipador de calor Fins-Array III con diseño mejorado. También se han implementado placas de cobre, puertos y componentes PCIe 5.0 para incrementar su rendimiento y estabilidad. Los puertos para tarjetas de memoria SMD con blindaje metálico para evitar interferencias con la configuración de la BIOS del overclocking de la memoria DDR5 ofrecen señales más estables a la memoria, lo cual permite al usuario potenciar los perfiles XMP y el rendimiento de overclocking con estabilidad. Algunas placas base Z690 de Gigabyte ofrecen un I/O con numerosas funcionalidades gracias a un escudo I/O integrado, junto con el flamante diseño Thermal Guard III, Smart Fan 6 y mucho más.

«Con la llegada de la plataforma Intel® Z690 de nueva generación y los procesadores Intel Core, Gigabyte también ha presentado las nuevas placas base para proporcionar a los usuarios productos ultraduraderos con compatibilidad premium, rendimiento revolucionario y baja temperatura gracias a la optimización de la alimentación eléctrica, la disipación de calor y las expansiones», afirmó Jackson Hsu, director del Departamento de Desarrollo de Productos de Soluciones de Canal de Gigabyte. «Las placas base Z690 de Gigabyte han sido concebidas por diseñadores profesionales y proporcionan la potencia necesaria a los usuarios que buscan rendimiento. Gracias a la alimentación digital de un máximo de 20+1+2 fases, la disipación de calor VRM de primer nivel, placas de cobre de 2Oz, diseño de disipación de calor con backplane de nanocarbono, componentes prémium y una exclusiva función de ajustes, las placas base Z690 de Gigabyte aumentan el rendimiento general y de overclocking de la CPU y las memorias. Además, con el apoyo de la tarjeta gráfica PCIe 5.0, la configuración de varias matrices de discos PCIe 4.0 M, la gestión de red ultrarrápida para 2.5 G y superior, etc., junto con los ajustes profesionales de I+D, las placas base Z690 de Gigabyte proporcionan un rendimiento y una estabilidad impresionantes, por lo que son la opción perfecta definitiva para usuarios exigentes en busca de rendimiento extremo sobre plataformas Intel Z690».

Los procesadores Intel Core de 12 generación marcan un antes y un después en el diseño de procesos, tanto en la arquitectura como en los nuevos conectores LGA1700, por lo que el usuario no puede seguir con procesadores anteriores modificando el firmware o el hardware, debido a la incompatibilidad de los conectores. La nueva arquitectura incluye el stepping del Intel 7 y el diseño «híbrido» P-Core y E-Core, que no solo elevan el rendimiento teórico, sino que también permiten que los procesadores alternen de forma dinámica entre el funcionamiento de alto rendimiento y el modo de ahorro energético para cargas bajas. Esto permite al usuario disfrutar de todas las ventajas que ofrecen los procesadores de manera flexible, según lo requiera el funcionamiento del sistema. Con hasta 20+1+2 fases, en las que cada Vcore y Vcc GT puede alcanzar 105 A gracias a su diseño Smart Power Stage, mientras que Vcc AUX soporta 70 A con dos conjuntos de diseño DrMOS. Asimismo, los diversos componentes de primera calidad con los sólidos conectores de clavijas ofrecen una alimentación más estable y disipan de manera más eficiente el calor generado por el funcionamiento con cargas altas o por el overclocking para prevenir la ralentización por sobrecalentamiento, además de proporcionar hasta 2300 A con el fin de proporcionar el mejor equilibrio de potencia. Por si fuera poco, al añadir capacitores de polímero de tantalio, se mejora la respuesta transitoria del VRM entre cargas altas y bajas, con lo cual se aumenta la estabilidad y pureza de los procesadores para que el usuario no tenga que preocuparse por fallos de overclocking causados por la inestabilidad de la alimentación. Durante el overclocking extremo, el Intel Core i9-12900k alcanzó una frecuencia de 8 GHz.

Gigabyte incorpora memorias DDR5 a partir de las placas base Z690 de consumo de Intel con asistencia posterior de DDR4, y prepara varias placas base Z690 para los usuarios en respuesta a la demanda del mercado y a las diferencias de posicionamiento. Los modelos DDR4 tienen un rendimiento impresionante como última generación, mientras que los modelos DDR5 se benefician de la nueva arquitectura de memoria que permite frecuencias a partir de 4800 MHz con una gran eficiencia energética, baja latencia y bajo consumo eléctrico. Además del prestigioso enrutamiento de memoria blindado, las placas Z690 de Gigabyte adoptan las nuevas ranuras DIMM para tarjetas de memoria SMD y un doble escudo metálico para que los usuarios disfruten de un rendimiento prémium del overclocking de memorias con más durabilidad y estabilidad. El test también confirma el aumento del rendimiento de overclocking LN2 con una frecuencia de hasta 8000 MHz o superior.

Gracias a su exclusivo diseño, la función «DDR5 Unlocked Voltage» es capaz de desbloquear el rango de ajuste de la tensión nominal de la memoria DDR5, permitiendo así al usuario alcanzar un frecuencica de memoria más elevada con una mayor estabilidad. Además, la configuración de la BIOS se optimiza de manera acorde a un nuevo nivel, donde la tecnología «DDR5 Auto Booster» es capaz de impulsar la frecuencia nominal de la DDR5 de 4800 a 5000 MHz con un simple clic y de impulsar automáticamente tus memorias una vez cargado Windows. Esto permite que las mejoras en el rendimiento se traduzcan en resultados de computación tangibles. «DDR5 XMP Booster» permite el usuario elegir rápidamente de entre varios perfiles de overclocking de memorias integrados y preajustados. Por otro lado, «XMP 3.0 User Profile» permite al usuario crear y quemar perfiles XMP por su cuenta para lograr un rendimiento excelente de las memorias.

Con el fin de mejorar la disipación térmica global, las placas base Z690 Aorus Master de Gigabyte y superiores vienen con tecnología Fins-Array III de nueva generación para ampliar aún más la superficie de la aleta térmica, llegando a una superficie hasta nueve veces superiores a los de un disipador tradicional, con lo cual se expulsa más calor cuando circula aire frío para conseguir una disipación de calor avanzada. El diseño Direct-Touch Heatpipe II se caracteriza por un tubo térmico de contacto directo de 8 mm con una menor distancia y una mayor superficie de contacto entre el tubo y el disipador para reducir la temperatura con mayor rapidez. Por su parte, algunas placas base Z690 Aorus de Gigabyte implementan un disipador térmico LAIRD 9W/mK de nueva generación en la zona del VRM que ofrece una disipación considerablemente superior a la de los disipadores tradicionales.

Además, algunas placas Aorus incluyen un backplate metálico con revestimiento de nanocarbono para ofrecer un diseño térmico elegante, mientras que varios modelos Aorus Z690 siguen llevando la placa metálica de una sola pieza y totalmente recubierta en la zona del MOS al igual que en el diseño anterior para ofrecer una disipación térmica más eficiente. Las múltiples aletas biseladas y la superficie estriada proporcionan el doble de superficie de disipación que en el diseño tradicional, mejorando drásticamente la convección y conducción térmica al permitir que circule por el disipador un mayor caudal de aire. Las placas base Z690 de Gigabyte adoptan un PCB de 6 capas y más, incluso hasta 10 capas en los modelos de gama alta. Tanto la capa de alimentación como la de tierra emplean cobre de 2Oz para mejorar la disipación del calor durante el funcionamiento a alta velocidad de la CPU con el fin de evitar la ralentización por sobrecalentamiento. Además del diseño térmico del hardware en el VRM, las placas base Z690 de Gigabyte siguen implementando la tecnología Smart Fan 6 y la función EZ Tuning para una distribución más flexible de los ventiladores, un ajuste detallado más sencillo y un modo avanzado de configuración manual.

Los procesadores Intel Core de 12 generación con chipset Z690 son compatibles con las últimas especificaciones PCIe 5.0. Para proporcionar el ancho de banda de alta velocidad requerido por la próxima generación de tarjetas gráficas, las placas base Gigabyte Z690 Aorus adoptan plenamente el diseño PCIe 5.0 y determinados componentes como placas de cobre, puertos PCIe e incluso controladores con el fin de ofrecer una calidad de señal optimizada y estar preparado para la tecnología futura. El nuevo diseño de blindaje para la ranura PCIe 5.0 mejora aún más la resistencia para una mayor durabilidad. Además, todas las placas base Z690 Aorus ATX están equipadas con cuatro ranuras PCIe 4.0 M.2. Gracias a la compatibilidad con VMD en la plataforma Z690, las configuraciones RAID están habilitadas mediante la integración del diseño de la CPU y el chipset para proporcionar una velocidad de acceso de más de 20 000 MB/s. Cuando se necesita un funcionamiento a alta velocidad, el diseño de la disipación del calor se hace crucial para las SSD. El disipador de calor ampliado de algunas placas base Z690 Aorus y la patente Thermal Guard Xtreme de Gigabyte, mejorada gracias a un disipador de calor ampliado en altura y anchura y dotado de tubo térmico, proporcionadno una refrigeración óptima para las SSD PCIe 4.0 M.2 para evitar la ralentización térmica durante el funcionamiento a alta velocidad.

La línea Z690 Aorus de Gigabyte está equipada con Ethernet de 2,5 Gb, que llega hasta 10 Gbit en los modelos insignia, e Intel WiFi 6E 802.11ax para ofrecer opciones de red más completas y flexibles. Además, las placas base Gigabyte Z690 Aorus constan de todas las últimas tecnologías para satisfacer las necesidades del usuario, incluidas los puertos USB 3.2 Gen2x2, 3.2 Gen2 y las expansiones Thunderbolt 4/USB 4. La incorporación de botones QFLASH+ y Clear CMOS hace que al usuario le resulte mucho más sencillo y práctico solucionar los problemas de sus sistemas o actualizar su BIOS sin necesidad de instalar un procesador.

Los modelos superiores de la línea Gigabyte Z690 Aorus emplean un motor de audio de elevada SNR y lo combina con capacitores de audio de nivel de estudio WIMA FKP2, además de integrar ESS SABRE DAC con DTS: X Ultra con el fin de ofrecer un sonido de alta fidelidad para la experiencia de sonido más completa en los juegos y el entretenimiento. La placa base insignia Z690 Aorus Xtreme incorpora el DAC USB ESSential HEX, que lleva incorporado el códec de audio ESS SABRE HiFi ES9280A para procesar el audio de los canales izquierdo y derecho por separado. Además, presenta perfectamente el efecto de filtro de apodización lineal, reduce la distorsión del modo lineal puro y aumenta aún más la profundidad y apertura de la reverberación del escenario sonoro. Los usuarios pueden disfrutar de una experiencia de sonido más envolvente sin que se vea afectada la calidad del sonido gracias al diseño de audio dentro del chasis. La tecnología ESSential HEX USB DAC también proporciona una salida de audio de hasta 40 KHz, lo que permite a los jugadores percibir la experiencia de sonido más realista y disfrutar de efectos de entretenimiento más allá de las limitaciones fisiológicas.

Además de los diseños exclusivos mencionados, las placas base Z690 Aorus de Gigabyte continúan con el útil soporte de la iluminación LED digital y la interfaz gráfica de configuración de la BIOS que muestra información clave como la velocidad del reloj, la memoria, los dispositivos de almacenamiento, la configuración del estado del ventilador y otros datos importantes del hardware de una manera más intuitiva y fácil de usar. Por su parte, la tecnología Q-Flash permite al usuario flashear un archivo BIOS sin necesidad de instalar una CPU, RAM, GPU y otros periféricos.

Además de los modelos Aorus , Gigabyte también presenta tres placas base de la serie Z690 Aero para creadores de contenidos. La nueva serie Z690 Ero libera a la perfección el rendimiento extremo de los procesadores de nueva generación y proporciona un gran rendimiento térmico para garantizar un funcionamiento estable del sistema. Gracias a la compatibilidad con la última versión de PCIe 5.0, la línea Z690 Aero satisface los requisitos de ancho de banda de alta velocidad de la próxima generación de tarjetas gráficas, además de ofrecer una calidad de transferencia de señal optimizada. La línea está equipada con cuatro puertos PCIe 4.0 M.2 de diseño blindado para ofrecer a los creadores de contenidos suficiente capacidad de almacenamiento con una refrigeración óptima sin preocuparse por la ralentización térmica durante el funcionamiento a alta velocidad.

Z690 Aero G y Z690 Aero G DDR4 cuentan con la destacada tecnología VisionLINK, que permite la transmisión de datos y vídeo basada en la interfaz USB Type-C y proporciona una alimentación de hasta 60 W para las pantallas interactivas de gama alta. La tecnología VisionLINK permite compartir el rendimiento de las tarjetas gráficas de gama alta con las pantallas interactivas mediante la interfaz DP_IN, lo que promete a los creadores de contenidos un entorno de trabajo más fluido, evitando el desorden de cables y ahorrando más tiempo, espacio y esfuerzo en la creación de contenidos. El VisionLINK TB de la Z690 Aero D es una versión avanzada de la tecnología VisionLINK, compatible con todas las características de Thunderbolt 4 y también con la fuente de alimentación de 60 W. Además, las características de Ethernet de 2,5 Gbit, red Intel WiFi 6E 802.11ax, USB 3.2 Gen2x2 e interfaz frontal Type-C también ayudan a los creadores de contenidos a mejorar significativamente su eficiencia de trabajo.