Los juegos online, como Fortnite, Overwatch, Rocket League o League of Legends, son más populares que nunca. Las consolas basadas en la nube, como PS5, Xbox Serie X o Nintendo Switch, se están vendiendo con gran éxito. Incluso han aumentado las ventas de los juegos para móviles.

Son tiempos fantásticos para los gamers, eso sí, siempre que su conexión a internet sea rápida y estable. Aunque la mayoría de los juegos online no requieran de una gran velocidad, sigue existiendo un parámetro clave: el ping.

¿Qué es el ping?

El valor del ping es una medida que refleja el tiempo de respuesta de una conexión a internet, lo que se llama latencia. En otras palabras, describe el tiempo que transcurre entre el envío de un paquete de datos a un destinatario y la recepción del paquete de respuesta, enviado de vuelta.

Es importante contar con un buen valor de ping cuando se llama por teléfono a través de internet o cuando se juega online, ya que incluso los pequeños retrasos de nota enseguida. Sobre todo en las partidas rápidas y llenas de acción, ya que un ping bajo te permite actuar más rápido que tu oponente. Es decir, cuanto más bajo sea el valor del ping, mejor.

Optimiza el ping con estos consejos:

1. Reinicia o sustituye el router

Si el ping no es lo bastante bajo, la culpa puede ser del router. A veces basta con un simple reinicio. Sin embargo, muchas veces los dispositivos que nos proporcionan las compañías de telecomunicaciones no son suficientes para lograr un buen ping. En este caso, sustituir el dispositivo por uno mejor puede mejorarlo.

2. Actualiza el juego

A veces, el problema puede deberse a un error en la versión utilizada del juego, que quizás se haya corregido en una versión más reciente. Por lo tanto, actualizar a la última versión puede ayudar a reducir la latencia.

3. Reduce la transmisión de datos

El uso de muchos dispositivos al mismo tiempo reduce la velocidad de transferencia de datos en cada una de las terminales y, por tanto, también aumenta la latencia. Lo mejor es apagar los aparatos que no se estén utilizando en ese momento. De esa manera habrá más ancho de banda disponible para jugar en un dispositivo específico. También es recomendable evitar conexiones VPN y servicios proxy.

4. Conéctate con el servidor disponible más próximo

En algunos juegos se puede establecer la región en la que se encuentra el servidor que vamos a utilizar. Si es posible, se aconseja seleccionar uno cercano, ya que el ping aumenta de forma proporcional a la distancia que recorren los datos enviados.

La mejor manera de acceder a internet

El Wi-Fi es la tecnología de conexión más popular para los jugadores ocasionales. Para la mayoría de los juegos casuales, desde luego, es más que adecuada. Sin embargo, una red Wi-Fi estable depende de muchos factores externos. Por ejemplo, las paredes y los techos pueden ralentizar el Wi-Fi. Esto puede conllevar problemas de conexión si el router está demasiado lejos.

Por ello, la mayoría de los jugadores profesionales prefieren conectarse directamente al router mediante un cable LAN. Claro, que normalmente no está en la habitación que queremos jugar, y no es posible hacer llegar el cableado hasta él.

En este caso, la tecnología Powerline es la mejor alternativa. La infraestructura necesaria para ello ya está disponible en todas las casas. Los adaptadores Powerline, como la serie Magic de devolo, transmiten las señales de internet a través de la línea eléctrica doméstica, desde el router hasta la toma deseada. Gracias a ello, se puede instalar de forma fácil y rápida un nuevo punto de acceso en cualquier habitación.

Además de los puertos para cable LAN, muchos dispositivos de devolo también disponen de funciones Wi-Fi con tecnología de malla, también llamada Wi-Fi Mesh. El Wi-Fi Mesh es perfecto para los jugadores ocasionales y para muchas otras aplicaciones multimedia, como la transmisión de música y vídeo.

La solución ideal para las largas distancias

La tecnología Powerline tiene grandes ventajas respecto a las soluciones basadas exclusivamente en Wi-Fi, ya que la señal se ralentiza cuando el router está a mucha distancia, sobre todo si por medio hay paredes gruesas, calefacción por suelo radiante o techos de hormigón. En cambio, la tecnología Powerline supera fácilmente esa lejanía, de forma que cada toma de corriente se convierte en un punto de acceso a internet con gran estabilidad de transmisión.