Desde hace unos años la marca COD de la empresa Activision se dividió entre tres desarrolladoras como son Treyarch, Infinity War y Sledgehammer Games. Cada una de ellas nos sacaba al mercado un juego al año de la saga COD y disponían de tres años para su desarrollo.

Ahora todo esto a dado un vuelco cuando Kotaku a sacado a la luz información que nos explica que debido a las tensiones entre Sledgehammer Games y Raven (estudio que actuaba como apoyo en el respectivo Call of Duty), los cuales tenían muchos puntos de disputa en el desarrollo del juego, han sido relegados a un rol de soporte en el desarrollo del juego de Treyarch. Por lo tanto el juego de Treyarch el cual seria lanzado en 2021 se a visto forzado a adelantarse para el 2020, decisión que a parte del equipo no le a parecido bien puesto que tienen menos tiempo para su desarrollo.

Sledgehammer Raven se encontraban trabajando en una entrega de COD ambientada durante la etapa de la Guerra Fría, algo que se trasladará a Black Ops 5. También, todo lo desarrollado sobre la campaña para un solo jugador se aplicará también a la obra de Treyarch, con lo que muchas de las quejas recibidas al respecto de Black Ops 4 acabarán siendo solventadas de raíz, o eso esperamos.

Otro tema a tratar es que posiblemente el juego se lance de manera inter-generacional debido a que es muy probable que el lanzamiento de PS5 se vea por esas fechas.

Mientras tanto este año es el momento de Infinity Ward y su Call of Duty: Modern Warfare 4, el cual puede que vuelva con su modo aliens y deje el camino de zombies para Treyarch.

¿Que te parece el revuelo que se a montado en la saga Call of Duty?, ¿sera beneficioso o negativo para la saga? Déjalo en los comentarios.

Vía: Kotaku