Desde el momento en que la distribuidora española, Meridiem Games, abrió sus reservas para este inesperado House of the Dead no me demoré en reservar mi copia. Este título es un clásico de las recreativas y del mundo del PC, debutó en alguna consola, pero donde tuvo su éxito fue en las citadas plataformas. Como apreciado título que jugaba desde niño, especialmente su segunda parte, no podía quedarme sin mi copia y analizarlo para la revista. En este caso se trata de la edición física de Nintendo Switch que es la que analizaré, aunque el título se encuentra en formato digital en otras plataformas.

Análisis de The House of the Dead: Remake

En primer lugar, hay que indicar que este título se trata de un remake de la primera entrega original que debutó si no me falla la memoria en 1996. No nos encontramos con una reimaginación o un simple lavado de cara, sino un remake completo y fiel a esta primera entrega. Nos pone en la piel de dos agentes, Thomas Rogan y G que se adentran en una mansión para detener los locos experimentos del doctor Curien que han conseguido infestar la zona de criaturas espeluznantes como zombis, gusanos gigantes y un gran elenco de criaturas horríficas. Este título no busca el terror, sino generar un ambiente horrendo del que debemos sobrevivir.

Análisis The House of the Dead: Remake

Aprovechar los puntos débiles es clave para sobrevivir a este juego

El género de este título es un de disparos tipo arcade que podíamos encontrarnos en los años 90 o principios de los 2000 en los salones recreativos. Tenemos a nuestra disposición un número ilimitado de balas y nuestro recorrido es automático, aunque nuestras decisiones en forma de disparos nos harán variar el recorrido. Al contrario que otros títulos como Time Crisis, no tenemos opción de ocultarnos de los ataques, sino que debemos derrotar a los enemigos antes de que nos golpeen o dispararlos para frenarlos a ellos o a las armas que nos lancen. Algunos enemigos, especialmente los jefes de zona, tienen unas debilidades que tenemos que explotar si queremos derribarlos. Tenemos un número limitado de vidas que una vez que finalicen debemos agotar un crédito para poder seguir disparando a las espeluznantes criaturas.

Mecánicas del juego

En cuanto a la implementación de las mecánicas de disparo, el título nos ofrece dos alternativas. Por un lado, podemos jugar con mando moviendo la mira con el joystick de una manera muy precisa. También destaca el modo de giroscopio, los Joy Con nos simula una pistola como si estuviéramos apuntando en las recreativas o las clásicas pistolas que tenían las anteriores videoconsolas.

Análisis The House of the Dead: Remake

Una horda de criaturas que no nos deja descansar

La implementación es buena, pero no perfecta. Está lo suficientemente calibrada para ser funcional y simular una pistola apuntando directamente a la pantalla, pero no tiene la precisión suficiente para alcanzar una puntería óptima y así evitar ser mordidos en más de una ocasión. Aunque he de destacar que no lo achaco a una mala implementación del videojuego, sino a que los giroscopios no tienen la tecnología suficiente para simular una buena precisión como ocurría con las antiguas pistolas y pantallas de tubo.

También nos presenta desde el primer minuto del juego una fotografía con los integrantes del equipo de investigación que tenemos opción de salvar. Nos irán recompensando con puntos extras o vidas por salvarlos de las hordas de monstruos. Esta no será la única opción de aumentar los puntos, también disparando a monedas o ranas doradas que estarán escondidas a lo largo de los escenarios como cajas, jarrones, etc. El hecho de conseguir cierta puntuación o finalizar el juego usando o no continuaciones hará variar el final que obtendremos, haciendo un total de tres distintas posibilidades.

Análisis The House of the Dead: Remake

Salvarlos tiene sus recompensas, puntos y vidas extras

Modos de juego

A continuación, he de destacar los modos de juego que tiene el título, ya que este remake contiene una novedad. Tenemos, por un lado, el modo clásico que interpreta con suma perfección el juego original y como novedad el modo horda, que amplía el número de enemigos en pantalla y la resistencia de los mismos. Es también interesante el sistema de puntos que funciona de manera distinta al original. Este nos permite canjearlos por créditos una vez agotadas las diez continuaciones iniciales. También tenemos opción a elegir la dificultad. Esto nos permite mantener la dificultad original o incluso llegar a subirla o bajarla. Además, bajo mi juicio, esta primera entrega es la más accesible que tiene la saga. Por tanto, me parece un buen punto de entrada para aquellos noveles en el género.

Además de fijaros en la criatura echarle un vistazo a la rana dorada del fondo

En otro orden de ideas, sobre el número de niveles y duración del título se ha mantenido también fiel a la estructura original. Tenemos hasta cuatro niveles distintos que podemos completar en poco más de media hora. Cada zona tiene su jefe respectivo de zona y en la última, al igual que muchos otros juegos clásicos de la época, los volveremos a enfrentar. A pesar de esta corta duración, esta se compensa con los distintos recorridos que podemos hacer y los nuevos modos que implementa el título. Además del citado modo horda tenemos logros (cosa que no tienen muchos juegos de la consola de Nintendo), modo foto, una armería y un modo multijugador, que puede ser cooperativo o competitivo para ver quien obtiene un mayor rango de puntos.

Apartado artístico y sonoro

En el apartado gráfico no nos encontramos ante unos modelados que busquen un realismo, pero sí tienen una buena calidad para tratarse de un remake sin grandes presupuestos. Tiene un apartado más colorido que el original, aunque esta diferencia tampoco la veo como algo negativo por la antigüedad del primero. En cuanto al rendimiento, el título posee un modo rendimiento en los ajustes. Teniendo esta opción marcada, baja un poco los detalles y se mantiene a una buena tasa de fotogramas en modo sobremesa, que es como lo hemos probado.

Hay que salir vivo de aquí cueste lo que cueste

El apartado sonoro está muy cuidado, la música consigue mantener la sintonía con los títulos originales y los distintos elementos sonoros de disparos y ataque no nos harán desviar nuestra atención de la pantalla. Contiene, al igual que los títulos clásicos, un doblaje en inglés, aunque al contrario que el original, este se encuentra completamente traducido al español en sus textos.

Conclusiones después de haber sobrevivido a la horda

Épica escena del título original

En conclusión, nos encontramos ante un remake fiel del primer título de la saga. La calidad del juego denota que no se trata de un título con una gran inversión, pero sí que tiene calidad dentro del margen que lo comprende. He echado en falta ese ambiente algo más oscuro que tenía el título original, pero han sabido trasmitir las mismas sensaciones. También he echado algo de menos que no hayan aprovechado esta oportunidad para incluir una zona nueva zona y así darle un elemento diferenciador respecto al original. Aunque tiene margen de mejora y perfeccionamiento, recomiendo probarlo tanto a los nuevos en la saga como a aquellos que jugaron al título original. Espero que este título no sea el último de la saga y consigan una nueva entrega habiendo aprendido los aciertos y errores de esta.

Fanáticos del Hardware otorga la medalla de BRONCE a The House of the Dead Remake

Esperamos que os haya gustado, suscribiros a nuestros canales tanto de Youtube como Twitch y seguidnos en nuestras RRSS como TwitterFacebook e Instagram para estar al tanto de todas las novedades relacionadas con Videojuegos, Hardware y Tecnología.