Resident Evil 4 recibe su millonésima reedición, aunque eso sí, esta vez puede presumir de ser su versión más diferente, adaptándose de forma solvente a la VR y demostrando nuevamente por qué, esta entrega de la longeva franquicia es uno de los mejores videojuegos jamás creados.

La leyenda de Resident Evil 4

A estas alturas poco podemos contar de Resident Evil 4 que no sepáis ya. Esta cuarta entrega de la franquicia supuso la reinvención total de la saga y marcó un punto de inflexión en el mundo de los videojuegos, estandarizando la cámara sobre el hombro que ahora nos parece tan natural.

Personalmente es un juego que me encanta y, pese a que muchos consideran que en cierto modo se cargó la saga de terror, en las decenas de vueltas que le he dado el juego no ha parado de demostrarme que lo hizo tan sobresaliente: su duración, su curva de dificultad, su variedad de entornos y su exquisito gameplay me han impedido siempre poder echarle en cara los pocos defectos que tiene el título (sí, Ashley).

Análisis de Resident Evil 4 VR. ¡Detrás de ti, imbesil!, Ahora de verdad

Como enamorado de la realidad virtual, que a algún valiente en las oficinas de Capcom se le ocurriese la, a priori, descabellada idea de portear este juego a un entorno virtual, es algo que me levantó de la silla y que aplaudí con fervor cuando presencié estupefacto tal osadía en su tráiler de presentación. Pero desde ese día, deseé que llegara el 21 de octubre para poder ponerme mis Oculus Quest 2 y sentirme en la piel del agente más épico y más “cool” de la historia de Resident Evil: Leon S.Kennedy.

El día ha llegado y ahora puedo contaros que me ha parecido esta “mutación” del juego a la realidad virtual y, aunque como ahora os contaré, en el plano más exigente de esta novedosa tecnología pueda tener algunos borrones, os adelanto algo: si tenéis unas Oculus Quest 2, es una compra obligada.

Mutación virtual, pero no del todo

Para alguien como yo, que ha consumido infinidad de juegos en realidad virtual, lo más importante al analizar y valorar este tipo de productos es sin duda el nivel de inmersión que consiga el juego.

Sí, todo es importante, que el gunplay funcione, que los controles respondan adecuadamente y demás factores que también se valoran en los videojuegos tradicionales son cosas a tener en cuenta en un juego de realidad virtual. Sin embargo, aquí hay que añadir si el juego consigue trasladar de forma realista ese “sueño” de estar realmente viviendo la aventura que se nos presenta en cada ocasión.

Análisis de Resident Evil 4 VR. ¡Detrás de ti, imbesil!, Ahora de verdad

En este caso, Resident Evil 4 tiene luces muy brillantes, pero sombras muy oscuras también. Las interacciones con las armas en las recargas están muy bien, abrir las puertas con el pomo, armarios o cajones y algunos puzles que ahora son totalmente funcionales moviendo palancas o apretando botones se han trasladado de una forma excelente a la realidad virtual y la precisión del control es muy a tener en cuenta (probar por ejemplo a hacer malabares con el cuchillo, es genial).

No obstante, las decisiones que se han tomado en otros aspectos por parte de Capcom para adaptar el título a ese nuevo entorno son en algunos casos perezosas, y otros totalmente desastrosas, ya que nos sacan completamente de la inmersión.

Que las escaleras de mano haya que subirlas apretando el botón A del mando, recoger a Ashley en brazos o, por ejemplo, algo tan básico como empujar muebles u otros objetos se realizan también con una pulsación de botón, mostrando a Leon en tercera persona llevando dicha acción.

Pero la palma se la llevan las cinemáticas, ejecutadas exactamente igual que en el título original, llevándonos a un modo cine donde seremos espectadores en lugar de protagonistas. Esto, como decía al principio, puede no ser algo especialmente grave para los neófitos en la realidad virtual, pero para los que ya tenemos cierto bagaje, es una decisión que tira por tierra (además de forma muy habitual) la inmersión del juego, algo que como ya he dejado claro, cuando hablamos de realidad virtual, es uno de los aspectos más importantes a valorar.

Al menos, eso sí, han hecho un esfuerzo durante las secuencias QTE para hacerlas sentir un poquito más inmersivas.  Realmente las mecánicas de estas secciones no son tanto de realidad virtual como del formato Wii, teniendo que agitar los mandos arriba y abajo o moverlos en una dirección determinada. No es lo que yo hubiese querido, pero al menos no te hacen machacar un botón.

No obstante, pese a lo crítico que pueda sonar en estos aspectos, que lo soy, el juego sigue siendo tremendamente divertido y, aunque el hecho de poder hacer cosas impensables en el Resident Evil 4 original, como correr y disparar a la vez o esquivar el ataque de un enemigo inclinando nuestro cuerpo a un lado para contraatacar con el cuchillo hagan que la dificultad del juego se vea algo alterada, consigue como parte positiva que afrontar una aventura tan conocida vuelva a sentirse novedoso y diferente.

Y me gustaría hacer una mención especial a la sección de la barca, con ese enfrentamiento contra la criatura del lago, que me ha hecho sentirme como en un parque de atracciones, ha sido uno de los mejores momentos del juego, pero advierto que, jugar esta sección en modo inmersión total, no será apto para todos, porque el movimiento es muy intenso y alguno puede acabar noqueado.

La España de Resident Evil 4, se ve mejor que nunca

Lo cierto es que me ha sorprendido para bien como se ve Resident Evil 4 VR, sí, es cierto que no puede negar que es un juego con casi 20 años a sus espaldas ya. Pero si os conocéis el juego al dedillo como yo, no tardaréis en percibir esos trabajos de revisión para algunas texturas del juego, dejando un resultado visual francamente notable.

Además, hay que tener en cuenta que el juego ha salido de forma nativa y exclusiva para Oculus Quest 2 y no lo olvidemos, no es un dispositivo especialmente potente, cualquiera que haya jugado juegos nativos en esta plataforma sabrá de lo que hablo, máxime si además ha podido comparar esas versiones con sus homologas en PCVR; The Walking Dead Saints & Sinners o Zero Caliber son un par de ejemplos que os puedo dar.

Así que, teniendo esto en cuenta, y dado el tamaño de Resident Evil 4, la escala de alguno de sus escenarios y la cantidad de enemigos que pueden salir en algunos puntos. Puedo deciros sin temor a equivocarme, que incluso con todos esos años sobre sus hombros, es uno de los juegos visualmente más potentes que vais a encontrar de forma nativa en la plataforma de Quest 2.

Pero más allá de lo más puramente gráfico, es también digno de mencionar como se ven ahora todos los escenarios de Resident Evil 4, zonas que en su día parecían poca cosa ahora sorprenden por su escala. Ni que contaros lo espectacular e inmenso que se ve el lago cuando llegamos por primera vez o el castillo de Salazar, una gozada impresionante para nuestros ojos.

El sonido se ha mantenido exactamente igual al original y, aunque si se aprovecha el estupendo sonido envolvente del que hace gala Oculus Quest 2, tampoco se ha trabajado especialmente es este aspecto, funciona, sí, si nos dicen la famosa frase de: “¡Detrás de ti, imbésil!”, posiblemente nos giremos, pero no encontraremos al enemigo que nos lo ha dicho con tanta exactitud como en otros títulos de la plataforma donde el sonido envolvente es simplemente impresionante.

Conclusión

Resident Evil 4 VR es una grandísima noticia para los amantes del original, para los poseedores de unas Oculus Quest 2 y para el mundo de la realidad virtual en general, que empieza a ver como grandes nombres llegan a este torno para demostrar de una vez, que en la VR no sólo hay cabida para experiencias cortas y de pasar el rato, sino que se puede disfrutar de aventuras largas, mecánicamente complejas y narrativamente completas que nos hagan sentir satisfechos con cada céntimo invertido.

Es cierto que el trabajo de inmersión en el título está bien a medias, pero como digo, esto sólo será un problema para los más “hardcoretas” de la realidad virtual, si estáis comenzando en este maravilloso mundo, no os resultará un problema y, en caso contrario, seguramente se lo perdonéis porque jugar un título de esta envergadura y calidad virtualmente es una gozada. Como he dicho al comienzo, es una compra absolutamente obligada, incluso cuando han quitado el modo mercenarios, una decisión muy cuestionable por parte de Capcom.

Por mi parte, después de haber visto el resultado de esta conversión, ya sueño con que en un añito o dos, nos anuncien su quinta entrega, porque jugar Resident Evil 5 en VR cooperativo en compañía de un amigo, estoy seguro de que será toda una fantasía videojueguil.

Fanáticos del Hardware otorga la medalla de ORO a Resident Evil 4 VR

Esperamos que os haya gustado, suscribiros a nuestros canales tanto de Youtube como Twitch y seguidnos en nuestras RRSS como TwitterFacebook e Instagram para estar al tanto de todas las novedades relacionadas con Videojuegos, Hardware y Tecnología.