El último chipset de Samsung, el mismo que se espera que esté en una variante del Samsung Galaxy S8, ha sido presentado por la compañía. El nuevo chipset de gama alta se basa en una tecnología de proceso de 10 nm y ofrece un rendimiento hasta un 27% más alto en comparación con chipsets construidos con tecnología de 14nm, mientras que consume hasta un 40% menos de energía.

El Exynos 8895 cuenta con un procesador octa-core con cuatro núcleos personalizados y cuatro Cortex-A53, GPU Mali-G71 que reduce la latencia en 4K VR, cámaras de hasta 28 MP con soporte de imagen dual, paneles con resoluciones de hasta WQUXGA (3840 x 2400) o 4K UHD (4096 x 2160), un módem LTE con soporte para cinco agregados de portadoras con velocidades de descarga de hasta 1 Gbps y velocidades de carga de hasta 150 Mbps.

Vía: Nextpowerup