El modo “Game Boost” que permite un overclock automático mediante un botón en placas base MSI Z270 y que puede resultar útil a novatos en la materia, logra alcanzar en un Intel Core i7 7700k los 5,2 ghz bajo un sistema de refrigeración liquida.

Dicho overclock mediante “Game Boost” se efectuó en una MSI Z270 XPower Gaming Titanium de forma totalmente estable con multiplicador x52, voltaje de 1,5v para el CPU, vDIMM de 1,2v y con el sistema de ahorro de energía desactivado.

Os dejamos con las correspondientes capturas:

Vía: Techpowerup