GIGABYTE presentó una de las primeras placas base de factor de forma ATX basadas en el nuevo chipset de gama entrada de AMD para procesadores de socket AM4, el A320-DS3. La compañía también lanzó la micro-ATX A320M-HD2.

Además de un conjunto de funciones slim, el chipset A320 carece de soporte para el overclocking del CPU, lo que hace que estas placas sean más adecuadas para las APU de la serie A de 7ª generación que los procesadores Ryzen «Summit Ridge» desbloqueados.

Además de una ranura PCI-Express 3.0 x16, la A320-DS3 cuenta con una ranura PCI-Express 2.0 x4 (x16) y dos de cada gen 2.0 x1 y ranuras PCI tradicional. También dispone de dos ranuras DIMM DDR4, dos puertos USB 3.1 tipo A de 10 Gb/s, audio HD de 6 canales, Ethernet Gigabit y salidas de pantalla que incluyen DVI y D-Sub. La A320M-HD2, por otro lado, dispone de dos ranuras PCIe gen 2.0 x1, además de una ranura PCI tradicional y la ranura gen 3.0 x16. La mayor parte de su conjunto de características es similar a su hermano ATX, excepto que también ofrece una salida de pantalla HDMI.

Vía: Techpowerup