Huawei se sitúa como la principal compañía del mercado de equipos de telecomunicaciones a nivel mundial según el último análisis publicado por Dell’Oro Group. De acuerdo con los resultados correspondientes al primer semestre de 2020, que indica que Huawei aglutina el 31% de los ingresos (frente al 28% del periodo anterior).

Ésta es la principal conclusión de las estimaciones preliminares de los programas de infraestructura de telecomunicaciones correspondientes al primer semestre de 2020 publicadas por Dell’Oro Group. Los resultados, además, señalan que el mercado de equipos de telecomunicaciones (acceso de banda ancha, transporte óptico y de microondas, red de acceso de radio y núcleo de red móvil, Service Provider Router (SPR por sus siglas en inglés) y switches para Carrier Ethernet (CE), creció un 4% interanual durante el primer semestre de 2020.

Las principales conclusiones obtenidas por Dell’Oro señalan que:

  • Tras la caída del 4% interanual durante el primer trimestre de 2020, el mercado de equipos de telecomunicaciones volvió a crecer en el segundo trimestre, con un ascenso particularmente fuerte en la infraestructura móvil y algo más lento, pero también positivo para el transporte óptico y los SPR y switches Carrier Ethernet
  • En el primer semestre de 2020, el crecimiento de dos dígitos en la infraestructura móvil compensó la disminución de las inversiones en acceso de banda ancha, transporte óptico y por microondas, así como routers y switches.
  • Los resultados del trimestre fueron más sólidos de lo esperado, impulsados por un fuerte repunte en varios tecnologías en China, como 5G RAN, 5G Core, GPON, SPR & switches CE y redes de transporte ópticas.
  • También ayuda a explicar la aceleración de la producción en el trimestre la estabilización de varias interrupciones en la cadena de suministro que afectaron los resultados para algunos de las tecnologías durante el primer trimestre.
  • El cambio de patrones de uso, tanto en términos de ubicación como de tiempo, y el aumento del tráfico de Internet debido a la COVID-19 ha provocado un aumento de la capacidad de la infraestructura, aunque todavía no es proporcional al del tráfico, lo que refleja la capacidad de los operadores para abordar los aumentos de tráfico y dimensionar la red en situaciones de picos extraordinarios, como los que se han vivido en los últimos meses.