Hemos recibido una nota de prensa por parte de Intel, os la dejamos a continuación:

Construyendo un ordenador para el futuro que no se parecerá a ningún otro

Innovadora de Intel: Dra. Anne Matsuura, Directora de Aplicaciones y Arquitectura Cuántica de Intel Labs
NP: Construyendo un ordenador para el futuro que no se parecerá a ningún otro
Anne Matsuura, sosteniendo una oblea Intel llena de qubits de giro, lidera un equipo de investigación que trabaja para construir el sistema informático para ejecutar un chip de procesador cuántico, los algoritmos, software, aplicaciones, arquitectura, y cómo podría ser la computadora. (Crédito: Walden Kirsch / Intel Corporation)

Cómo describiría su trabajo a un niño de 10 años: “Construyo ordenadores futurísticos que permitirán realizar múltiples cálculos al mismo tiempo”.

Una máquina “que no se parecerá a ninguna otra”: Desde 1959, cuando el físico teórico norteamericano Richard Feynman introdujo el concepto de utilizar efectos cuánticos para fines informáticos, los físicos han estado trabajando con algoritmos cuánticos y han creado cantidades reducidas de bits cuánticos (qubits). Pero hasta hace muy pocos años, el concepto de un ordenador cuántico era más ciencia ficción que realidad, más un experimento de física que una oportunidad de negocio. En cambio, hoy en día existe una carrera por construir el primer ordenador cuántico comercialmente viable. Anne Matsuura y otros expertos en informática cuántica predicen que tan solo es cuestión de una década. “Un ordenador cuántico no tendrá el mismo aspecto que un ordenador clásico” explica Anne Matsuura. “Se trata de una máquina que no se parecerá a ninguna otra construida hasta la fecha”.

No es una cuestión de conectar y utilizar: El año pasado, Intel introdujo un chip cuántico de prueba de 49 qubits denominado “Tangle Lake.” El equipo de Anne Matsuura ha ejecutado algoritmos con éxito sobre cantidades reducidas de qubits para servir de ejemplo para cargas de trabajo de desarrollo. Pero para lograr materializar el potencial comercial de la informática cuántica, los chips requerirán más de un millón de qubits (un qubit es un bit cuántico, la contrapartida en informática cuántica del “bit” o dígito binario de la informática clásica). Este es el reto para los expertos en fabricación de Intel, mientras que Anne Matsuura y su equipo de investigación afrontan el formidable reto de diseñar un sistema en el que puedan funcionar esos chips cuánticos. “No podemos simplemente tomar un chip de procesador cuántico y conectarlo a un sistema genérico de informática cuántica porque no existen tales sistemas” explica. “Tenemos que construir todo el sistema completo aquí en Intel”. Esto incluye la entidad física que albergará todos los algoritmos, software, arquitectura, aplicaciones y procesadores cuánticos del sistema. Y muchos de estos elementos todavía no han sido inventados.

La revolución se aproxima: Muchos de los mayores retos informáticos actuales son demasiado complejos incluso para superordenadores de 100 millones de dólares impulsados por más de 40.000 procesadores. Sin embargo, la promesa de la tecnología cuántica es que su capacidad informática será exponencialmente mayor, permitiendo resolver algunos problemas clásicos en los campos de diseño de materiales electrónicos, química, medicina o diseño de medicamentos. “Puede que la informática cuántica sea un proyecto a largo plazo, pero tiene el potencial de revolucionar el sector y generar un gran impacto en el mundo” asegura Anne Matsuura.

“La buena investigación produce buenas tecnologías”: Anne Matsuura es doctora en física por la Universidad de Stanford. Comenzó su carrera investigando la superconductividad a alta temperatura y cuenta con más de una década de experiencia creando programas de investigación multidisciplinarios. En 2015, Intel anunció una inversión de 50 millones de dólares en 10 años para acelerar la investigación en informática cuántica, en colaboración con QuTech, de la Universidad Técnica de Delft, en los Países Bajos. Anne Matsuura se desplaza a menudo a Delft desde su oficina en Hillsboro, Oregón, EE.UU. para colaborar con los físicos cuánticos de QuTech e intercambiar lecciones y progreso en sistemas cuánticos. “A lo largo de mi carrera he observado que, por lo general, la buena investigación produce buenas tecnologías, aunque a veces se trata de una tecnología diferente de la que uno buscaba inicialmente” explica Anne Matsuura.

El sueño “imposible”: Anne Matsuura considera su trabajo similar a la misión del niño que intenta reconstruir el robot de su padre en la película Hugo. Al igual que ese invento fantástico, un ordenador cuántico parece “una máquina casi imposible. Pero estamos realizando progresos”, añade. La comunidad de informática cuántica está dando grandes pasos hacia construir lo que denomina “esta tecnología mágica”.