Sophos ha publicado en informe Active Adversary Playbook 2022, en el que se detallan los comportamientos de los atacantes que el equipo de Rapid Response de Sophos observó durante 2021. Los resultados muestran un aumento del 36% en el tiempo de permanencia en la red de la víctima, con una media de permanencia del intruso de 15 días en 2021 frente a los 11 de 2020.

El informe también revela el impacto de las vulnerabilidades de ProxyShell en Microsoft Exchange, que según estiman desde Sophos podrían haber sido aprovechadas por algunas herramientas de acceso ilegítimas conocidas como Initial Access Brokers (IABs), para violar las redes y luego vender ese acceso a otros ciberatacantes.

La investigación de Sophos también muestra que el tiempo de permanencia de los intrusos fue mayor en los entornos de las empresas más pequeñas. Los atacantes permanecieron aproximadamente 51 días en las redes de compañías con hasta 250 empleados, mientras que normalmente pasaron 20 días en aquellas con entre 3.000 y 5.000 trabajadores.

Aumenta el "efecto okupa" de los cibercriminales en las redes de las empresas

Algunas de las conclusiones principales presentadas en el Active Adversary Playbook 2022 son:

  • El tiempo medio de permanencia de un atacante antes de ser detectado fue mayor en las intrusiones «sigilosas» que no se habían convertido en un ataque importante como el ransomware, y en el caso de empresas más pequeñas y sectores con menos recursos de seguridad informática. El tiempo medio de permanencia de las empresas afectadas por el ransomware fue de 11 días. Sin embargo, para aquellas que habían sufrido una brecha, pero aún no se habían visto afectadas por un ataque importante, como el ransomware (el 23% de todos los incidentes investigados), el tiempo medio de permanencia fue de 34 días. Las empresas del sector educativo o con menos de 500 empleados también tuvieron tiempos de permanencia más largos.
  • Los tiempos de permanencia más largos y los puntos de entrada abiertos hacen que las empresas sean más vulnerables a múltiples atacantes. Las pruebas forenses descubrieron casos en los que varios adversarios, incluidos los IAB, grupos de ransomware, criptomineros y, en ocasiones, incluso varios operadores de ransomware, tenían como objetivo, de manera simultánea, la misma compañía.
  • A pesar del descenso en el uso del Protocolo de Escritorio Remoto (RDP) para el acceso externo, los atacantes aumentaron su uso para el movimiento lateral interno. En 2020, los atacantes utilizaron RDP para actividades externas en el 32% de los casos analizados, pero esta cifra disminuyó al 13% en 2021. Aunque este cambio es bienvenido, y sugiere que se ha mejorado en la gestión de las superficies de ataque externas, los atacantes siguen abusando de RDP para el movimiento lateral interno. Sophos descubrió que los atacantes utilizaron RDP para el movimiento lateral interno en el 82% de los casos en 2021, frente al 69% en 2020.
  • Las combinaciones de herramientas comunes utilizadas en los ataques proporcionan una poderosa señal de advertencia de la actividad de los intrusos. Por ejemplo, las investigaciones de incidentes revelaron que en 2021 se vieron juntos PowerShell y scripts maliciosos que no son PowerShell en el 64% de los casos; PowerShell y Cobalt Strike combinados en el 56% de los casos; y PowerShell y PsExec se encontraron en el 51% de los casos. La detección de estas correlaciones puede servir de alerta temprana de un ataque inminente o confirmar la presencia de un ataque activo.
  • El 50% de los incidentes de ransomware implicaron una filtración de datos confirmada y, con los datos disponibles, el intervalo medio entre el robo de datos y el despliegue del ransomware fue de 4,28 días. El 73% de los incidentes a los que Sophos respondió en 2021 incluían ransomware. De estos incidentes, el 50% también implicó la filtración de datos. A menudo, la filtración de datos es la última etapa del ataque antes de la liberación del ransomware, y las investigaciones de incidentes revelaron que el margen medio entra estos dos pasos fue de 4,28 días y la mediana fue de 1,84 días.
  • Conti fue el grupo de ransomware más abundante visto en 2021, representando el 18% de los incidentes en general. El ransomware REvil representó uno de cada 10 incidentes, mientras que otras familias de ransomware prevalente incluyeron DarkSide, el RaaS detrás del famoso ataque a Colonial Pipeline en Estados Unidos, y Black KingDom, una de las «nuevas» familias de ransomware que aparecieron en marzo de 2021 a raíz de la vulnerabilidad ProxyLogon. En los 144 incidentes incluidos en el análisis se identificaron 41 adversarios de ransomware diferentes. De ellos, unos 28 eran grupos nuevos que aparecieron por primera vez en 2021. 18 grupos de ransomware que fueron identificados en incidentes en 2020 ya no estaban presentes en la lista en 2021.

Aumenta el "efecto okupa" de los cibercriminales en las redes de las empresas

El Sophos Active Adversary Playbook 2022 se basa en 144 incidentes ocurridos en 2021, dirigidos a empresas de todos los tamaños, en una amplia gama de sectores de la industria, y ubicados en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Italia, España, Francia, Suiza, Bélgica, Países Bajos, Austria, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Filipinas, Bahamas, Angola y Japón. Los sectores más representados son el sector industrial (17%), seguido del retail (14%), la sanidad (13%), el sector TI (9%), la construcción (8%) y la educación (6%).

El objetivo del informe de Sophos es ayudar a los equipos de seguridad a entender qué hacen los adversarios durante los ataques y cómo detectar y defenderse de la actividad maliciosa en la red.