ARM ha decidido asociarse con uno de los mejores fabricantes de CPUs de escritorio y portátiles, la poderosa Intel, para trabajar en el procesador de próxima generación que empleará el proceso de fabricación 10 nm HPM.

ARM e Intel trabajan juntos en los CPUs Cortex-A de próxima generación

Centrando la atención en el Cortex-A55, que funcionaría a 2,35 GHz y 0,45 V, otorgando un incremento del rendimiento del 30% y fugas de energía hasta 100 veces menores que en el actual modelo de 28 nm.

ARM e Intel trabajan juntos en los CPUs Cortex-A de próxima generación

En cuanto a las compilaciones de 10nm, los actuales modelos de prueba están sincronizados a 3,5 GHz y 0,5 V, siendo su eficiencia energética de 0,25 mW/MHz. A modo comparación, el Kryo del Snapdragon 820 funciona a aproximadamente 2W.

ARM e Intel trabajan juntos en los CPUs Cortex-A de próxima generación

Al menos sobre el papel, resultan sumamente prometedores los futuros SoCs ARM Cortex-A de 10 nm, que incluso podrían llegar a vencer a los flamantes Apple A11.

ARM e Intel trabajan juntos en los CPUs Cortex-A de próxima generación

Desde Fanáticos del Hardware os mantendremos completamente informados ante cualquier novedad que surja al respecto.