A medida que el desarrollo de la nueva consola de Microsoft va llegando a su fin, más detalles se van filtrando y según la última filtración, la mayor diferencia que veremos entre Xbox One y Porject Scorpio será la ausencia de ESRAM en esta última.

Igualmente Microsoft, no permitirá el desarrollo en exclusivo para Project Scorpio y los desarrolladores deberán seguir optimizando para ESRAM, en los futuros títulos para Xbox One como Xbox One S.

En el mismo informe se detalla que Project Scorpio soportará la compresión de color delta, consiguiendo con ello reducir el consumo de ancho de banda de la GPU (una AMD Polaris de hasta 6 TFLOPs personalizada) necesario para renderizar los píxeles de color y un CPU de ocho núcleos basado en la arquitectura Zen de AMD con memoria RAM de 320 gb/s de ancho de banda.

Si se cumplen estas posibles especificaciones, estaríamos hablando de una consola capacitada para mover títulos a 4K.

Vía: Nextpowerup