Los fans de Left 4 Dead están de enhorabuena con la llegada de Back 4 Blood a la que podríamos catalogar como la siguiente entrega espiritual de la saga. Desde que en el año 2008 Turtle Rocks Studios sacara el primer juego y en 2009 Valve hiciera lo mismo con el segundo, ha pasado más de una década en la que el público pedía una continuación.

Ahora, Back 4 Blood viene a recoger el testigo del Left 4 Dead 3 que jamás se materializó y lo hace siguiendo la fórmula original, pero actualizada. Sin embargo, ¿está a la altura del nombre con el que carga?

Análisis de Back 4 Blood para PC

En esencia, Back 4 Blood viene a recoger el testigo de L4D y continúa con la fórmula de matanza de hordas de zombis. El juego se encuentra dividido en actos y a su vez, estos en niveles. El objetivo es sencillo: realizar las misiones de cada nivel y llegar al refugio. Al final de cada nivel, distintas cinemáticas nos irán explicando el desarrollo de la trama, aunque cabe decir que es bastante secundaria.

B4B no aporta nada nuevo en cuanto a historia a un género que está más que explotado: un grupo de inmunes se organiza para combatir a las hordas, realizar misiones de supervivencia y acabar con la pandemia. Aquí lo importante es matar engendros y en eso cumple bien el juego. Podemos encarnar a un total de 8 personajes, cada uno con un desarrollo propio, pero irrelevante, y un rol dentro del equipo que sí goza de bastante más importancia. La acción predomina en este shooter, aunque eso no implica que no hayan detalles como cierta presencia de humor durante los niveles, así como un pequeño desarrollo narrativo a partir de diálogos en perfecto español que permite contextualizar la acción incluso saltando las cinemáticas. No estamos ante la historia de ciencia ficción por excelencia, ni tampoco se pretende, pero es suficiente para motivar a los jugadores a seguir avanzando. 

Análisis de Back 4 Blood para PC

Hora de matar zombis

A la hora de entrar en acción, Back 4 Blood cuenta con todos los elementos necesarios para proporcionar una experiencia entretenida. Es cierto que la bajada de dificultad ha sido necesaria, ya que incluso en niveles normales era muy sencillo morir. Las múltiples reclamaciones han hecho que el juego reduzca el nivel de reto por la cantidad de enemigos que aparecían en determinadas zonas. Sin embargo, ahora que la experiencia está más equilibrada, acabar con avalanchas de enemigos es una experiencia más que satisfactoria. Para ello, contamos con un amplio arsenal de armas que además vamos mejorando conforme avanzamos y el nuevo sistema de cartas. 

Podremos personalizar nuestra baraja con cartas que aporten alguna ventaja a la campaña. Estas cartas las iremos seleccionando nivel tras nivel, obteniendo así una mejora. Sin embargo, también hay cartas que juegan en nuestra contra; cartas infectadas que aportan variedad a los niveles y un carácter aleatorio. Avanzar a oscuras, bandadas de pájaros, niebla y muchos otros contratiempos son algunos de los elementos que complican los episodios. Así, la rejugabilidad se define, junto al hecho de que puedes jugar con tus amigos en equipos de 4 personas. La sensación de progreso también se manifiesta mediante estas cartas, al poder mejorarlas y obtener nuevas.

En este juego no hay misiones intricadas, pero sí la suficiente diversión explotando cabezas como para querer recorrer los detallados escenarios en busca de más presas. Hay momentos en los que el juego te va a poner contra las cuerdas y aquí el ser sigiloso no sirve de mucho. Según qué momentos terminar ciertas zonas implica respirar de alivio, porque no has tenido ni un momento de tregua. Desde el mismo momento en el que estás dentro del refugio, los zombis te apremian, sabiendo que desde que abrimos la puerta, no hay descanso. Ya sean zombis comunes, hasta Delatores, Grandullones, Viejas o Apestosos, tenemos que acabar con todos y conocer sus puntos débiles, aunque si es con rock de fondo, no es tan duro.

Análisis de Back 4 Blood para PC

Un género que no se agota

Actualmente es difícil innovar en el género de zombis, pero tampoco le hace falta. Turtle Rock Studios ha sabido mantener la esencia que tanto le gusta a los jugadores de Left 4 Dead mediante detalles fácilmente reconocibles, pero adaptando la fórmula a los tiempos actuales. Como FPS cooperativo ofrece fluidez de movimiento, diferencia entre las distintas armas, la posibilidad de cooperar entre los integrantes del equipo mediante sus distintos roles y una excusa para desestresarse en compañía. Si a eso le sumamos un cuidado apartado artístico en el que podríamos pararnos a ver como va vestido cada zombi si nos dejaran de perseguir en algún momento, el resultado es convincente. No sólo los personajes están cuidados, sino que los entornos gozan de variedad y detallismo en cada escenario, aunque a la hora de interactuar con estos, no haya demasiadas posibilidades. Es muy interesante también ver la transición entre zonas y cómo los espacios cambian por completo, cuando toca recorrerlos en la penumbra.

Para los que jugamos a la beta, el cambio visual es notable habiéndose pulido el resultado final y brillando por su buena definición e iluminación. Cierto es que en mi caso jugando con una RTX 2060 he sufrido parpadeo constante en la pantalla del que al final me acostumbré y alguna vez me ha dado fallo al iniciar. Sin embargo, el crossplay funciona perfectamente, incluso para los que jugamos desde Game Pass con usuarios de otras plataformas. En lo que el juego no destaca tanto es en la IA de los bots y es que por eso recomiendo encarecidamente prescindir de ellos en la medida de lo posible.

Las mecánicas son sencillas: apuntar, disparar, curarnos, golpear cuerpo a cuerpo, saltar y recoger objetos. Cada arma se siente diferente en cuanto al manejo, rapidez de disparo y recarga, teniendo que encontrar cada uno la que mejor se adapta a su estilo de juego. Hay armas secundarias, algunas físicas como el hacha o el bate, aunque he echado de menos un poco más de fluidez con el cambio.

Análisis de Back 4 Blood para PC

Conclusiones

Back 4 Blood es un digno sucesor de Left 4 Dead. A lo largo de sus 30 horas de campaña mantiene toda la esencia que nos gusta y fácilmente podría haber sido llamado Left 4 Dead 3. Los cambios introducidos como el sistema de cartas se implementan simbióticamente dentro del sistema de juego y aportan rejugabilidad para poder disfrutarlo con distinta gente varias veces. Donde no brilla tanto es a la hora de jugar individualmente, donde la experiencia parece desvirtuarse casi por completo. Sin embargo, B4B es variado, directo, no abusa de clichés especialmente y proporciona una aventura de acción, que no de miedo, dinámica y convincente incluso en un momento en el que los zombis han saturado el mercado.

Agradecemos a WB Games la confianza depositada en nosotros al cedernos Back 4 Blood para su análisis.

Fanáticos del Hardware otorga la medalla de PLATA a Back 4 Blood

Esperamos que os haya gustado, suscribiros a nuestros canales tanto de Youtube como Twitch y seguidnos en nuestras RRSS como TwitterFacebook e Instagram para estar al tanto de todas las novedades relacionadas con Videojuegos, Hardware y Tecnología.